martes, 12 de abril de 2011

MERENGUE DOMINICANO: ORÍGENES E HISTORIA



“El merengue es alegría, fiesta, ánimo, movimiento, cultura y por consiguientemente el merengue es vida“ 
por Ramón Glass
Bailarines dominicanos de merengue tradicional.
El merengue es la máxima  manifestación cultural que históricamente ha acompañado a los dominicanos. El merengue es la expresión del vivir cotidiano de un país que se expresa con el ritmo y la alegría de su gente.

Existen diferentes teorías acerca del origen de la palabra merengue:
Según la musicóloga dominicana Flérida de Nolasco se le dio el nombre por el carácter ligero y frívolo del baile, como derivado del dulce de azúcar y clara de huevo conocido con el mismo nombre, o por sus ritmos cortos y precisos que sugieren el batir de claras de huevos.
El folclorista Fradique Lizardo difiere de esta teoría y plantea que el nombre fue tomado en República Dominicana de ritmos provenientes de Cuba y Puerto Rico, pero que no pudo provenir del dulce pues en ese país se le conoce es con el nombre de suspiro.

Dulce de azucar o huevo conocido como merengue o suspiro


En este contexto algunos escritores sostienen que se trata de una palabra francesa, meringue, que es un dulce blanco de origen suizo y que en Haití la palabra mutó pasando a denominar un género de música y baile.

 

El origen del merengue se pierde en las brumas del pasado” Julio A. Hernández
Los orígenes del ritmo están rodeados de teorías y posturas de diferentes investigadores.
Emilio Rodríguez Demorizi, un reconocido historiador dominicano, sostiene que el merengue nació en los primeros años de la República Dominicana, de 1844 a 1855, como una modalidad de danza. Se fue forjando en una época de alto nacionalismo conocida como la Restauración y al desaparecer el sonoro cuatro sustituido por el acordeón, ocupó el primer rango en los bailes populares y finalmente se coló entre los bailes aristocráticos del país. Mientras que Luis Alberti afirma que apareció entre 1844 y 1850 “el género de música con la designación de merengue la hubo en la mayoría de los pueblos en que existió la dominación española”

Por su parte, María Cadilla de Martínez demuestra que algunas figuras de la upa (Música cubana que poseía un movimiento bailable llamado merengue) “fueron más tarde incorporados en el baile nacional de República Dominicana, el merengue; la upa fue introducida en Puerto Rico en el año de 1839, por las bandas militares cubanas acantonadas en la isla”.
La tradición oral endosa al coronel Juan Bautista Alfonseca Baris la autoría de una gran parte de los merengues y las canciones de otros géneros más populares del siglo XIX.  Cuando Alfonseca incorporó el merengue al fatigado repertorio de su banda, en el último lustro de la década de 1840, era poco o nada lo que se sabia de esta música en los ambientes sociales y bailables de la naciente República Dominicana.

Muchos otras hipótesis han sido planteadas alrededor del origen de la música merengue, unos atrevidos, otros fantásticos, otros polémicos; pero lo que sí se puede afirmar con certeza es que el merengue dominicano surge en los salones de las grandes ciudades dominicanas de mediados del siglo XIX como un derivado de la contradanza y que las estructuras de lo que hoy se conoce como “merengue dominicano” es procedente de la región del Cibao al norte de ese país.
Guente bailando merengue en salones. Mediados del siglo XIX

Bibliografia y Referencias
Batista Matos, Carlos, Historia y evolución del merengue, Editora Cañabrava, Santo Domingo, 1999, p. 198
Batista Matos, Carlos Origen del merengue, Artículo.
Rodríguez D. Emilio, Música y baile en Santo Domingo, p. 125.
Glass Ramón , Merengue. Ritmo que contagia! Historia del merengue en México, ed. Plaza y Valdés, 200




2 comentarios:

  1. Hola Jair. La información es interesante y tiene un buen tratamiento. Te agradezco relaciones las bases de datos en las que encontraron estos artículos. Saludos, Angela

    ResponderEliminar
  2. No realizaron las correcciones recomendadas.

    ResponderEliminar